NEGOCIO DE INCAPACIDADES

Es muy común ver cómo las personas se valen de un mínimo dolor de cabeza, un mínimo dolor en el pie o columna para obtener una incapacidad. Generalmente lo hacen por motivo de celebración de alguna fecha especial que incluye bebidas alcohólicas, por motivo de viaje, o simplemente por pereza de ir a trabajar. Lamentablemente existen personas que no le dan el valor que merece, la oportunidad de trabajar y tener un ingreso fijo mensual o quincenal para solventar sus gastos y el de su familia, no llegan a dimensionar lo bendecidos que son al poder contar con un salario cada determinado tiempo. Si bien es cierto que un salario mínimo legal vigente SMMLV no cumple con las expectativas de una calidad de vida buena en este país, pero generar ese ingreso a no generar nada es un privilegio que no todos gozan. Mientras hay muchas personas incapacitandose, hay otras que anhelan tener un trabajo digno, con prestaciones, seguridad social y con un desembolso mensual por su trabajo diario. Pero toda la responsabilidad no recae en el trabajador, ahorita hay muchos médicos que por salir de ese paciente, le generan una pequeña incapacidad, siendo conscientes que por lo que recurren no la amerita. Afectando así el funcionamiento de la entidad para la cual esté laborando el empleado. Siendo un dilema de años atrás, aunque actualmente se ha mitigado por medio de procesos administrativos que ponen en tela de juicio la credibilidad de que si era pertinente incapacitar al empleado, uno de los procesos administrativos ha sido las auditorías realizadas al personal médico, donde evalúan si fue o no pertinente, otro de los procesos es por medio de la transcripción de las incapacidades directamente con la Eps, es decir el médico tratante de la Ips, puede generar la incapacidad, pero esta debe ser obligatoriamente transcrita en la Eps, y es así como se hace valedera la misma. Ya que hay personas que recurren donde un médico cercano a la familia o incluso amigo para que le genere una incapacidad, donde no existen motivos reales, y estas incapacidades eran llevadas a los empleadores. Pero ya estos no comen de cuentos, ahora si dichas incapacidades no son transcritas por la Eps donde se evidencie, que el personal médico corresponde a esa entidad, también verificar si cuando fue generada, el personal médico estaba en estado activo. Entonces ya no es tan fácil escabullirse de sus responsabilidades laborales por motivos adversos a temas de salud. Lastimosamente se ha tenido que recurrir a estas instancias para tener confianza y seguridad. 

Hay que tener en cuenta que las entidades prestadoras de servicios de salud, reconocen las incapacidades sobre el 66.66% del ingreso base de cotización reportado para el colaborador, esto, los primeros 90 días; a partir del día 91 y hasta el día 180, reconoce el 50% del ingreso base de cotización; del día 181 al 541 asumirá el pago de la incapacidad el Fondo de Pensión al cual se encuentra afiliado el colaborador y del 541 en adelante, retornará la obligación de pago a la EPS correspondiente, en tanto se cumplan las siguientes condiciones: 

a). cuando exista para el paciente concepto de rehabilitación favorable. 

b). cuando se presenten enfermedades alternas que extiendan el tiempo de recuperación. 

C). cuando no se haya tenido recuperación por parte del paciente, aun habiendo seguido los protocolos correspondientes para el tratamiento de la afectación de salud.

Todo lo anterior, siempre conservando el límite inferior del salario mínimo legal vigente para la fecha de reconocimiento.

Si deseas recibir asesoría sobre este tema tan complejo como para empleador como para empleados, puedes encontrarnos en la página web https://abogadolaboralmedellin.com/

Otros Blogs